Someone else's shoes

Cronología de un desencuentro [1]


PARTE I

No sé cuando terminará este relato… pero mientras lo imagino y comparto… viajemos juntos! -Mm

Lunes – 13:00

– Estoy camino al aeropuerto a tomar un avión con un destino incierto. No tengo miedo del lugar al que llegaré, a pesar de que no lo conozco… aunque sí temo un poco lo que encontraré allí. No estoy completamente sola, bueno, sí, estoy sola, pero alguien, amigo de un amigo me hace el favor de servirme de guía, hasta que haya encontrado el destino que busco. Supongo que eso lo hace todo más fácil. No sentirse abandonado, a la deriva, en un puerto que no es el propio.

Debían ser pasadas las 15:00 horas cuando, como despertando de un profundo vértigo, mi personaje se incorporaba, para descubrirse dentro del citado avión, aun sin despegar.

Entra delicadamente la mano en el bolsillo de su chaqueta y saca, deslizándolo, un pequeño artefacto electrónico, presiona un botón y prosigue hablándose a sí misma. Graba.

– Qué curioso ha sido, parece que he atravesado todo el proceso de migración en un profundo sueño. Sé que estoy aquí, conmigo, pero me siento en un lugar sin tiempos ni horarios. Estoy ansiosa. He debido de beber demasiado café antes de partir.

Martes – 09:35

Se escucha por el alto parlante – Señoras y señores, pueden desabrochar sus cinturones, Hemos llegado! – mientras el resto de la tripulación hacía lo debido por mantener el orden y desbordar a los pasajeros en el orden estipulado.

Se siente inmediatamente la algarabía revolotear en todo el entorno, niños, adultos, ancianos, todos al ritmo del murmullo imperante, de trajines, llaves, pequeñísimas ruedas ruidosas de equipajes sobrepasados de peso y forma…

10:23

– He llegado. Tengo una chaqueta verde. De acuerdo.

Apenas atravesando la puerta de salida estaba allí. Se reconocen, se saludan y se disponen a salir de aquel lugar que parecía encogerse sobre sí mismo por la cantidad de personas.

– ¿Has tenido un buen viaje?

– La verdad, no me he percatado. Supongo que las ganas de aterrizar me han hecho perderme todo el paisaje

Ríen.

Advertisements